Diario de un aburrido

Hola amigos. Aprovechando los días de verano me he puesto a escribir un diario, el diario de un aburrido, que compartiré con vosotros cada día o cada dos dias, según este de aburrido.
Espero que os guste.

Diario de un aburrido
Día 1. 30/1/2016
Tomo café descafeinado sentado en una terraza cubierta dentro de un Centro Comercial. Es lunes y quizás por eso no hay demasiada gente. Cinco mesas están ocupadas en este momento, pero quiero destacar la que tengo frente a mí en la que cinco personas hablan animadamente de negocios. La única mujer parece llevar la voz cantante. No sé por qué pero la cara del señor de más edad me suena a cara conocida. Esto me suele pasar con frecuencia pero, como casi siempre, me es tan desconocida como las del resto de las personas que están en este lugar.
La mente, -nuestras mentes-, es caprichosa: guarda las imágenes que ha visto y, de manera no consciente, siempre trata de encontrar parecidos entre ellas o entre ellas y las nuevas imágenes que le llegan. En otras palabras, la mente siempre trata de encontrar parecidos con la realidad. Dicho de otro modo, la mente quiere llevar todo hasta ese espacio que conocemos como realidad.
¿Qué es la realidad?, pregunté por teléfono a mi amiga María..
La realidad es todo, respondió con su pragmatismo de andaluz criada fuera de Andalucía.
Me entretengo y le doy la vuelta a la frase. Es una costumbre mía que adquirí siendo estudiante:
Todo es real, concluí.
Entonces mi mente, acostumbrada al raciocinio lógico, se dedicó un tiempo a inventar realidades. Por ejemplo, en un intento de personificar mis sueños y anhelos, mi vida pensada, mis ideas más nobles en el sentido platónico de la palabra noble, etc., decidí inventar a Fátima quien, de acuerdo con la teoría defendida por María, tiene ya la dimensión de lo real. En este sentido, quiero recordar las palabras de Boabdil el Chico:
Todo lo que ha sido pensado perdura siempre entre nosotros.
Jamás vi la cara de Fátima a pesar de haberle dado el soplo imaginario de su creación. La inventé como niña, adolescente, joven y mujer madura. Fátima ha convivido conmigo y ahora tiene mi edad. Mejor dicho, siempre ha tenido mi edad. Le pregunto y ella contesta porque conoce mis sueños y mis pensamientos, mis amores y odios, mis temores y mis deseos ocultos y, a veces, incalificables.
Por un momento levanto la vista de mi diario y echo un vistazo a mi alrededor; veo negocios casi vacíos, como Shana, Mango, Springfield, Oysho y varias tiendas de telefonía. A pesar de estar de rebajas hay poca gente, señal inequívoca de que hay poco dinero para gastar. La rebaja más generalizada que veo es la del dos por uno, es decir, la del 50%.
Lo pienso y paso por mi mente todo el tema de las rebajas para que se entere Fátima; y ella, mujer real sin cara ni cuerpo, sin necesidades humanas, me recuerda que yo he venido hasta aquí para comprar cuchillas de afeitar y otras cosas de higiene personal. Pero yo, hombre de carne y hueso, es decir, hombre real en el sentido que le damos a esta palabra en este mundo, gozo entreteniendo mi mente en pensar, soñar, imaginar y desear.
Maravilloso contrapunto entre Fátima y yo, ella, la persona cuya realidad descansa en mi mente, habla de cosas prácticas y necesarias y yo, el teórico hombre del mundo de las cosas que se tocan, deleito mi mente con mi pasión por crear lo que mi sensibilidad me dicta.
¡Qué compleja es la mente!, digo, y Fátima exclama,
¡Qué compleja es la realidad!
Creo que debo poner punto y final a lo que escribo porque me estoy metiendo en camisa de once varas.

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Maximum 2 links per comment. Do not use BBCode.

    Visitas desde el 10/03/2013

    tumblr hit counter